Nº 8 2011 > Noticias

Vivir en un mundo de 7.000 millones de habitantes

Ciudades digitales para un futuro mejor

Se prevé que la ciudad de Songdo (República de Corea) esté terminada en 2015Vivir en un mundo de 7.000 millones de habitantesVivir en un mundo de 7.000 millones de habitantesVivir en un mundo de 7.000 millones de habitantes
Se prevé que la ciudad de Songdo (República de Corea) esté terminada en 2015

Según las Naciones Unidas, para el 31 de octubre de 2011 la población mundial llegará a los 7.000 millones de habitantes. A medida que la población se acerca a este hito, se observa que el número de personas que opta por una vida urbana es mayor de lo que la economía y el medio ambiente pueden soportar. ¿Qué se puede hacer? Una de las respuestas es utilizar las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), pues éstas permiten un enfoque más sostenible en el diseño, construcción y gestión de las ciudades.

Crecimiento urbano y necesidad de servicios

En 2010, por primera vez en la historia, más de la mitad de la población vivía en zonas urbanas. Esta tendencia de migración urbana se mantendrá y según las estimaciones de las Naciones Unidas, para 2050, casi el 70% de la humanidad vivirá en las ciudades.

No obstante, la rápida urbanización pone cada vez más a prueba la capacidad de las ciudades para ofrecer a sus ciudadanos los servicios públicos esenciales tales como atención médica, transporte, seguridad pública, vivienda y acueducto. El acceso de los ciudadanos con bajos ingresos a los servicios es deficiente y el aumento de la población lo hace cada vez más precario.

Las cifras no son nada alentadoras: hay 828 millones de chabolas en el mundo y 2.600 millones de personas no tienen acceso a servicios sanitarios adecuados. Según el Informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de 2010, si la tendencia continúa, la cifra podría alcanzar los 2.700 millones en 2015.

Mantener el ritmo y volverse ecológicos

El creciente número de residentes urbanos, en particular en los países menos adelantados, ha atrapado a los gobiernos municipales en un círculo vicioso. Las autoridades municipales son incapaces de mejorar el acceso a los servicios con la misma rapidez con que crece la población.

La enorme población urbana necesita acceder a los servicios y éstos deben suministrarse de manera sostenible. El desafío de lograr un mayor acceso a mejores servicios se ve frenado por el cambio climático. Las ciudades producen el 70% de las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero, en consecuencia las autoridades municipales tienen la necesidad apremiante de encontrar nuevas maneras de prestar los servicios, protegiendo al mismo tiempo el medio ambiente.

¿Pueden las TIC ayudar a afrontar estos desafíos?

El progreso tecnológico, en particular los avances de las TIC, se anuncia a menudo como la clave para mejorar los servicios urbanos. Es evidente que la tecnología podría desempeñar un papel importante, pero no todo el mundo está dispuesto a tomar este rumbo.

Las TIC forman indudablemente parte integral de la construcción y funcionamiento de las nuevas ciudades inteligentes. Las TIC pueden ayudar a realizar los sueños de los promotores de una ciudad sin embotellamientos de tráfico, en donde el control energético de las viviendas pueda realizarse a través de teléfonos inteligentes y en donde los “medidores ecológicos” permitan a los residentes vigilar su consumo energético diario. Existen dos ciudades del futuro que sirven de ejemplo para ilustrar el potencial de las TIC: Songdo en la República de Corea y Masdar en Abu Dhabi.

Se prevé que la ciudad de Songdo esté terminada en 2015. Todos los apartamentos tendrán instalaciones de videoconferencia de alta definición. Esto permitirá por ejemplo, consultar los hospitales sin necesidad de desplazarse y presentar solicitudes de permisos municipales desde casa. Los edificios contarán con sistemas de gestión de TIC para optimizar la energía y sistemas neumáticos de eliminación de desechos que permitirán prescindir de los camiones de recolección de basuras domésticas.

La ciudad de Masdar en Abu Dhabi tiene como objetivo convertirse en la primera ciudad en el mundo sin emisiones de carbono y se espera que esté terminada para 2022. En esta ciudad no habrá automóviles con motor de petróleo. En su lugar, habrá medios de transporte futuristas controlados por ordenador que llevarán de un lugar a otro a los residentes.

Songdo y Madascar son muestras encomiables de lo que las TIC pueden ofrecer a las ciudades inteligentes del futuro. Sin embargo, se prevé que Songdo costará 40.000 millones USD por 65.000 residentes permanentes y Masdar, 22.000 millones USD por 50.000 habitantes. Estas cantidades de dinero se encuentran fuera del alcance del presupuesto de la mayoría de los gobiernos. Songdo y Masdar pueden servir como laboratorio de investigación sobre las ciudades inteligentes, pero no son de mucha ayuda a la hora de resolver los problemas actuales de los sistemas urbanos tradicionales.

En muchas ciudades con sistemas tradicionales, ya se están empleando provechosamente las TIC para estimular el desarrollo urbano. Pero las TIC solas no pueden resolver todos los problemas. Por ejemplo, la tecnología de Google está ayudando a HABITAT, un organismo de las Naciones Unidas, a establecer puntos de referencia para los servicios de abastecimiento de agua en Nairobi y también contribuye con inversiones en favor de los pobres. No obstante, la tecnología es incapaz de erradicar las bandas criminales que bombean ilegalmente el agua de estas instalaciones para vendérsela a los habitantes de las chabolas, quienes no tienen más remedio que comprarla a precios exorbitantes.

Otro ejemplo es la herramienta de predicción del tráfico de IBM que ha dado un gran resultado en Singapur, pues ha permitido reducir la congestión y controlar el flujo vehicular. No obstante, en ciudades como Sao Paulo, en donde el 77% de las emisiones de gases con efecto invernadero proviene de la circulación, la tecnología de IBM sola no bastará para solucionar el problema.

Las ciudades inteligentes son ciudadesbien informadas

Las ciudades tienen que volverse más inteligentes. Y muchas ciudades están valiéndose de las TIC para prestar sus servicios. Con todo, para afrontar los desafíos que plantea la creciente urbanización, las ciudades también deben volverse más inteligentes en el sentido tradicional.

Las ciudades pueden volverse más inteligentes aprendiendo de otras ciudades. Cuando la tecnología, la educación, nuevos métodos de financiación o la combinación de algunos o todos estos factores han contribuido a mejorar controlados por ordenador que llevarán de un lugar a otro a los residentes.

Si bien es cierto que no existe una única solución para la prestación de servicios a todos los sectores de una población urbana, más ciudades deberían esforzarse por compartir sus mejores prácticas y sus fórmulas para el éxito. Por el momento, muchos de los conocimientos sobre mejores prácticas no salen de la esfera local y ni siquiera se divulgan a escala nacional. Para que otras comunidades en otros países se beneficien de las mejores prácticas, es necesario darlas a conocer a escala internacional.

Intercambio de información y asesoramiento

Con el fin de promover el intercambio de conocimientos, las organizaciones de ciudades han pasado del intercambio de información durante conferencias, al lanzamiento formal de esquemas de asesoramiento. Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), la asociación mundial de líderes de ciudades y de gobiernos locales más grande del mundo puso en marcha un programa de asesoramiento que pretende extender su alcance más allá de los acuerdos ceremoniales de hermanamiento. La ciudad asesora ayudará activamente a la ciudad asesorada a transformar su gobierno local y la prestación de sus servicios.

Un ejemplo de las actividades fomentadas por el programa de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos es el asesoramiento que ofrece la Ciudad de Johannesburgo en Sudáfrica a Lilongwe, la capital de Malawi, a través de una estrategia de desarrollo urbano que comenzó oficialmente en 2010. El intercambio técnico entre los funcionarios públicos de ambas ciudades ha sido verdaderamente valioso. Así, Lilongwe diseñó una estrategia de cobro de deudas y puso en marcha un programa de inversión de capital.

Este intercambio de conocimientos especializados debe promoverse aún más para incitar a las ciudades a tratar con empresas privadas del sector de las TIC para asesorarlas sobre cómo mejorar la prestación de los servicios locales de una manera financieramente eficaz.

Herramientas de TIC para la gobernanza electrónica

Otra manera que tienen las ciudades para volverse más inteligentes sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero en nuevas tecnologías es mediante la utilización de herramientas en línea que permitan mejorar la prestación de servicios. Por ejemplo, en la esfera individual, los sitios de Internet ofrecen a los ciudadanos la posibilidad de solicitar licencias o efectuar pagos de servicios públicos. En la esfera gubernamental, la prestación de servicios puede mejorarse cuando los funcionarios públicos tienen la posibilidad de realizar consultas en línea y aprender de la experiencia en otros países y ciudades.

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas creó algunas herramientas para brindar los beneficios de la gobernanza electrónica a los gobiernos locales a través de su Red en línea sobre Administración y Finanzas Públicas (UNPAN). El objetivo consiste en capacitar a las instituciones regionales y nacionales para que puedan tratar y divulgar información a través de las más modernas TIC. El propósito general es promover el mejoramiento de la administración pública.

El portal especializado de las Naciones Unidas sobre Estudios de Administración Pública en diferentes países (UNPACS) permitirá a las ciudades y gobierno locales: consultar códigos de conducta para funcionarios públicos; estudiar leyes sobre la libertad de información y la protección de datos; y analizar estrategias de gobernanza electrónica, incluida la participación ciudadana. UNPACS se convertirá en el principal depositario mundial de este tipo de información, el cual —en conjunto con testimonios de experiencias prácticas— puede ayudar a formular políticas y a resolver problemas.

Las TIC en la gestión urbana

Las TIC desempeñan un papel cada vez más importante en el desarrollo de las ciudades actuales en lo relativo a sistemas de gestión y divulgación de la información. Y aún más extraordinario, las TIC son primordiales para la planeación de las nuevas ciudades que empiezan a crearse desde la base. Los desafíos cruciales que suponen el cambio climático y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio deben abordarse en las ciudades y los Miembros de la UIT tienen que participar en este diálogo que se abre.

Se debe escuchar lo que sucede en las ciudades, especialmente en las ciudades de los países en desarrollo. Esto contribuirá a crear nuevas alianzas para educar, asesorar e informar a las ciudades antes de comprometerse en la adquisición de nuevas tecnologías. Un resultado ganador-ganador será posible cuando los proveedores de TIC cumplan los objetivos de política que las ciudades fijen para la prestación de servicios a todos los ciudadanos.


¿Qué es una ciudad digital?

Una verdadera ciudad digital tendrá las características siguientes:

Conectividad de banda ancha:  para las ciudades digitales, la banda ancha es tan importante como el agua potable y una red vial en buen estado. Las ciudades digitales tienen una visión clara del futuro de su banda ancha y formulan políticas para promover su desarrollo y adopción.

 Integración digital:  las ciudades inteligentes promueven la integración digital ofreciendo acceso a quienes no lo tienen, a la banda ancha y la tecnología digital, medios de capacitación y servicios gubernamentales y comerciales.

 Innovación:  en las ciudades digitales, las empresas utilizan la banda ancha para innovar, crear empleos y reducir costos, y son capaces de prestar sus servicios en cualquier lugar y a toda hora.

 Organización del conocimiento:  al reconocer que los trabajadores del conocimiento crean valor económico, las ciudades digitales utilizarán las TIC para apoyar la educación y la formación a fin de preparar trabajadores calificados.

“Big data”, gran importancia, gran desafío

En este número