Nº 6 2012 > Cumbre Conectar las Américas 2012 — Debates interactivos

Inclusión digital — Dar voz a los que no la tienen

Margarita Cedeño de FernándezInclusión digital — Dar voz a los que no la tienenPhilip PaulwellRafael MaradiagaFrancesca Cesa BianchiJoslyn ReadMiguel RaimillaKenneth SylvesterPablo BelloInclusión digital — Dar voz a los que no la tienen
Margarita Cedeño de Fernández
Philip Paulwell
Rafael Maradiaga
Francesca Cesa Bianchi
Joslyn Read
Miguel Raimilla
Kenneth Sylvester
Pablo Bello

La inclusión digital es fundamental para la construcción de sociedades integradoras. Este concepto implica que todas las personas, ya sean indígenas, personas con discapacidad, mujeres, niñas, jóvenes o niños deben contar con un acceso asequible a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para su desarrollo social y económico. Durante la sesión titulada “Inclusión digital — Dar voz a los que no la tienen” se consideraron no sólo los obstáculos que hay que superar, sino también las oportunidades actuales para lograr la inclusión digital.

La encargada de moderar la sesión fue la Dra. Margarita Cedeño de Fernández, a la sazón Primera Dama de la República Dominicana y Vicepresidenta electa (actual Vicepresidenta). La Dra. Margarita Cedeño de Fernández fue galardonada con el Premio de la Sociedad Mundial de la Información de la UIT en 2007 por su destacada contribución personal a la construcción de una sociedad global de la información integradora y equitativa. Los expertos participantes fueron: Philip Paulwell, Ministro de Ciencia, Tecnología, Energía y Minería de Jamaica; Rafael Maradiaga, Secretario Ejecutivo de COMTELCA; Francesca Cesa Bianchi, Vicepresidenta de Relaciones Institucionales de G3ict; Joslyn Lee, ­Vicepresidenta de Asuntos Regulatorios de O3b Networks, Reino Unido; Miguel Raimilla, Director Ejecutivo de la Fundación Telecenter.org; Kenneth Sylvester, Director Ejecutivo de la Red Caribeña de Conocimientos y Aprendizaje; y Pablo Bello, Secretario General de la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET).

Margarita Cedeño de Fernández: La falta de acceso a la información ha sido siempre un obstáculo para la igualdad de oportunidades, especialmente en el caso de las personas con discapacidad. Las TIC prometen derribar esa barrera y posibilitar la igualdad de acceso existente en sociedades más equitativas, democráticas e integradoras. ¿Qué está haciendo Jamaica para lograr la integración digital y dar voz a los que no la tienen?

Phillip Paulwell: Jamaica ha logrado alcanzar el 100% de densidad telefónica y actualmente está ejecutando una política cuyo objetivo es permitir a los jamaicanos formar parte de la sociedad de la información. Poco después de liberalizar las telecomunicaciones, redefinimos el concepto de acceso universal para incluir el acceso a los servicios de datos, la información y la banda ancha. Asimismo, establecimos un proyecto de aprendizaje electrónico, desarrollado en principio con la colaboración de la UIT, y ahora casi todas nuestras escuelas secundarias disfrutan de una conexión plena. Estamos a punto de lanzar un proyecto similar en nuestras escuelas primarias. Todas nuestras bibliotecas están plenamente conectadas, lo que permite proporcionar a todos los jamaicanos acceso a la banda ancha y el contenido. Hemos desarrollado más de 80 puntos de acceso comunitarios en toda Jamaica, especialmente en el seno de comunidades rurales donde por primera vez estamos viendo tanto a jóvenes como a adultos utilizar esta tecnología. Por ejemplo, un hombre de 82 años de edad terminó recientemente un curso básico sobre correo electrónico. Por otro lado, estamos empezando a ofrecer servicios de cibergobierno y acabamos de modificar nuestra legislación para reforzar los fondos de acceso universal en favor de las personas con discapacidad, los ancianos y los ciudadanos que actualmente deben hacer frente a barreras económicas de cara al acceso.

Margarita Cedeño de Fernández: ¿Cuál es la relación existente entre la inclusión digital, las ciudades digitales y el cibergobierno?

Rafael Maradiaga: Cuando hacemos referencia a la inclusión digital, la brecha digital y las ciudades digitales, realmente estamos hablando del acceso y los desafíos relacionados con la conectividad, la infraestructura y el uso. Debemos tener en cuenta las capacidades de los individuos e involucrar al sector académico. Es necesario dar una formación adecuada a nuestros ciudadanos, nuestros hijos y nuestros jóvenes con el fin de crear un mundo mejor y acabar con la brecha digital y socioeconómica. Del mismo modo, tenemos que ofrecer equipos TIC prácticos y fáciles de utilizar para las personas con discapacidad.

Las personas con discapacidad

Margarita Cedeño de Fernández: ¿Cuáles son los derechos de las personas con discapacidad en la esfera de a las TIC?

Francesca Cesa Bianchi: De acuerdo con el artículo 9 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, los Estados Parte en el tratado tienen la obligación de garantizar el acceso a las TIC. En la Región Américas, la Convención ha situado la accesibilidad a las TIC en la cúspide de las agendas nacionales y las personas con discapacidad han dejado de ser vistas como meros objetos de caridad o tratamiento médico para convertirse en personas con derechos.

El cambio de paradigma es importante porque atribuye a la sociedad la responsabilidad de eliminar las barreras en lugar de esperar que las personas con discapacidad se adapten a ella. Este mismo principio se aplica a la accesibilidad a las TIC, un concepto que abarca el acceso a servicios como la telefonía fija y móvil, la televisión, el cibergobierno, la educación, la banca, las tecnologías de asistencia para el lugar de trabajo, la rehabilitación y la vida independiente.

Margarita Cedeño de Fernández: ¿Cómo pueden contribuir las comunicaciones por satélite a la inclusión digital?

Joslyn Read: El sistema de satélites de O3b Networks aportará beneficios digitales a las distintas comunidades ya sean rurales, distantes o estén desatendidas. Este sistema satelital será lanzado a principios de 2013 y estará compuesto por ocho satélites no geoestacionarios que ofrecerán un servicio de alta velocidad y gran anchura de banda a través de haces orientables que suministrarán la banda ancha exactamente a los lugares donde se necesita: barcos en el mar, estados insulares, países sin salida al mar y regiones desatendidas actualmente porque los operadores de telecomunicaciones las consideran poco rentables y, en consecuencia, carecen de la infraestructura física necesaria.

Los telecentros

Margarita Cedeño de Fernández: ¿Qué beneficios aportan los telecentros a las personas que viven en comunidades rurales o distantes?

Miguel Raimilla: Tenemos que alejarnos de la idea de que los telecentros constituyen una simple herramienta para proporcionar acceso y abrazar el concepto de los telecentros como lugares en los que la gente puede aprender las habilidades digitales básicas para contribuir a la innovación y el desarrollo. Estos telecentros permitirán a las comunidades encontrar el mejor camino para alcanzar su propio desarrollo y, además, hacerlo a su propio ritmo. Los telecentros son la mayor red social del planeta. Debe haber al menos 1,2 millones de telecentros en todo el mundo proveyendo servicios a más de 100 millones de personas diariamente y ofreciendo oportunidades de desarrollo personal.

Margarita Cedeño de Fernández: ¿Cuál es el papel de la Red Caribeña de Conocimientos y Aprendizaje?

Kenneth Sylvester: En 2004, los Jefes de Gobierno de la Comunidad del Caribe (CARICOM) decidieron que debían transformar sus sistemas y adoptar economías impulsadas por el conocimiento. Así pues, la Red Caribeña de Conocimientos y Aprendizaje se estableció con el objetivo de mejorar el acceso al conocimiento y la educación para todos los ciudadanos del Caribe, independientemente de donde vivieran. Dado que ninguno de nuestros pequeños Estados insulares es lo suficientemente grande como para alcanzar economías de escala, los Jefes de Gobierno de CARICOM encomendaron en 2006 a la Red Caribeña de Conocimientos y Aprendizaje la tarea de averiguar cómo utilizar la tecnología de banda ancha para permitir a todas las instituciones educativas del Caribe trabajar en colaboración, intercambiar cursos y programas y ofrecer contenidos relativos al aprendizaje electrónico. En junio de 2012, se creó una red de fibra óptica de banda ancha con el fin de conectar a todos los Estados Miembros de la CARICOM. En ese sentido, no sólo hemos conectado todas las instituciones educativas del Caribe, sino que hemos conectado el Caribe con el resto del mundo. En concreto, la Red Caribeña de Conocimientos y Aprendizaje está conectada gracias a la banda ancha con otras redes educativas en los Estados Unidos, Europa y América Latina fomentando así el aprendizaje electrónico y la investigación.

Las redes de banda ancha están aportando a los pequeños Estados insulares la escala y el alcance necesarios para competir a nivel global con países más grandes, por ejemplo, en el campo de la telemedicina. Otra de sus múltiples aplicaciones es la creación de una biblioteca digital regional para que los caribeños puedan acceder a la misma estén donde estén.

Las asociaciones público-privadas

Margarita Cedeño de Fernández: ¿Cuál es la función de las asociaciones público-privadas a la hora de aumentar la conectividad y ofrecer oportunidades para todos?

Pablo Bello: Para acabar con la brecha digital, hemos de crear un círculo virtuoso entre la competencia y la inversión. Los esfuerzos que realiza el sector privado para proporcionar conectividad deben complementarse con políticas públicas y marcos reglamentarios que favorezcan la inversión así como el apoyo del sector público a iniciativas tales como los telecentros y los proyectos de conectividad rural en áreas donde el mercado no puede resolver el problema por sí solo. No obstante, sustituir el trabajo del sector privado por el uso de los recursos del Estado no tiene ningún sentido. Lo que tenemos que hacer es combinar nuestras fuerzas. Ofrecer un valor añadido a través de la conectividad es lo que generará demanda y dicho valor está estrechamente relacionado con el contenido y las aplicaciones generados por el sector público, específicamente en las esferas de la educación, la salud y las relaciones entre el ciudadano y el Estado.

La industria de las telecomunicaciones tiene la responsabilidad de seguir invirtiendo en América Latina para ampliar la cobertura y la anchura de banda con el fin de colmar la laguna de la conectividad. La colaboración público-privada, al igual que la asociación con el mundo académico, presentan un potencial enorme sobre todo a la hora de proporcionar contenido local y acceso a la educación.

Los expertos responden a las preguntas del público

Catalina Escobar, Directora de Makaia, Colombia: Mi organización se ocupa del uso de las tecnologías en bibliotecas, telecentros y organizaciones sociales, y veo aquí muchas iniciativas relacionadas con el acceso, la conectividad y la infraestructura. ¿Cuál es el papel de las comunidades en estas iniciativas y cómo podemos saber qué necesita la gente para utilizar la tecnología con vistas a colmar las lagunas sociales?

Phillip Paulwell: Trabajamos ampliamente en el desarrollo de políticas y creemos que esto es muy significativo. Por ejemplo, la comunidad de personas con discapacidad acudió a nosotros con sus proyectos y determinó qué tipo de contenido específico buscaba y qué software necesitaba. Cuando establecemos puntos de acceso comunitarios, las personas que viven en la comunidad son quienes los gestionan. De hecho, sin el liderazgo de la comunidad local, las instalaciones no serían sostenibles.

Pablo Bello: En Chile, hemos creado alianzas locales entre los operadores de telecomunicaciones, los usuarios finales y los gobiernos central y local. En cada barrio, el propio operador imparte formación las familias.

Francesca Cesa Bianchi: Nosotros apoyamos firmemente la participación de las distintas partes interesadas y la comunidad. No debería haber ningún plan relativo a las TIC o la banda ancha en el que no participen las personas con discapacidad. El lema de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad es “nada sobre nosotros sin nosotros”. En este sentido, es importante que las asociaciones de personas con discapacidad se involucren en todo el proceso no sólo porque pueden proporcionar directrices para el diseño de los servicios, sino también porque pueden constituir canales de comercialización o distribución de esta tecnología.

Gustavo Peña, Secretario General de REGULATEL (Foro Latinoamericano de Entes Reguladores de Telecomunicaciones): ¿Qué van a hacer los entes reguladores para eliminar los obstáculos y permitir que, en un futuro, todo el mundo tenga voz?

Phillip Paulwell: Contamos con un número de entes reguladores implicados en el acceso universal. Entre ellos, figura no sólo el ente regulador principal de la industria —el de los servicios públicos— sino también otros como el consagrado al fondo de acceso universal. Este último gestiona proyectos y trabaja con el principal ente para garantizar la salvaguardia de la financiación y que las tasas que recaudamos de los operadores son debidamente auditadas.

Pablo Bello: Dado que trabajamos en el desarrollo de diversas tecnologías, precisamos reglas claras para atraer inversiones. En Chile, tenemos indicadores de calidad aplicables a los servicios para que las empresas puedan competir en términos de calidad y precio. Esto ha reducido el volumen de quejas por parte de los usuarios.

Joslyn Read: Las entidades de reglamentación deberían tener en cuenta ciertos principios dado que trabajan en aras del despliegue de la banda ancha, lo cual se aplica tanto a los usuarios de tecnología satelital como inalámbrica. En primer lugar, es necesario establecer reglas claras y ponerlas a disposición en línea. En segundo lugar, hay que establecer un entorno competitivo, ya que la competencia en materia de precios es directamente proporcional al número de operadores. En tercer lugar, es preciso comprender el carácter internacional de los satélites. Los satélites representan un recurso internacional que suministra servicios nacionales, por lo que a menudo existen diferencias entre la reglamentación a nivel del operador y a nivel del proveedor de servicios por satélite. En cuarto lugar, se deben armonizar las frecuencias nacionales con arreglo a los procedimientos o asignaciones de la UIT. En quinto lugar, es necesario aumentar la eficiencia de los equipos de usuario y la concesión de licencias de red, por ejemplo en el caso de los terminales de muy pequeña abertura (VSAT), debido a que la capacidad del satélite es un elemento de costo tanto para los usuarios finales como para los proveedores de servicios. En términos más generales, las entidades de reglamentación deberían reducir las tasas y derechos para mantener los costos bajos. Por su parte, los responsables políticos deben tener siempre presentes los satélites a la hora de diseñar los planes nacionales relativos a la banda ancha.

Las bibliotecas virtuales

Fabián Jaramillo, Superintendente de Telecomunicaciones, Ecuador: Volviendo a la idea —toda una realidad actualmente en Jamaica— de la interconexión de escuelas, universidades y centros de investigación, ¿por qué no recurrir a promover a escala mundiala la creación de bibliotecas virtuales con el apoyo de los gobiernos? Esta iniciativa nos ayudaría a acabar con la brecha entre universidades y colegios de ricos y pobres, así como entre escuelas urbanas y rurales. Más allá de la inversión en conectividad, si pudiéramos aportar un contenido socialmente útil para la educación de la gente, cambiaríamos nuestras vidas y resolveríamos muchos problemas.

Phillip Paulwell: Apoyo plenamente la recomendación de promover las bibliotecas virtuales globales y, con respecto a esta propuesta, lo único que puedo hacer es dirigirme a la UIT. Esta iniciativa debería situarse en la cúspide de la organización.

Kenneth Sylvester: En el Caribe sabemos perfectamente que la red por sí sola no aporta ningún valor añadido a menos que podamos prestar los servicios que requiere el usuario final gracias a ella. Por lo tanto, estamos desarrollando lo que llamamos “comunidades de práctica”, personas que se reúnen para debatir ciertas cuestiones —por ejemplo, académicos e investigadores que se dan cita para discutir el tema de las bibliotecas virtuales.

Pablo Bello: El gobierno central desempeña asimismo un papel en el desarrollo de contenidos. Cada país tiene su propio programa académico, que debería estar disponible en línea y ser accesible para los niños. El verdadero reto consiste en garantizar que los docentes tienen la capacidad de hacer un uso valioso de esa tecnología.

Margarita Cedeño de Fernández: La idea de las bibliotecas virtuales es maravillosa y el concepto es viable. De hecho, existen buenos ejemplos en todo el mundo. La cuestión sería reunir todas estas iniciativas y crear bibliotecas virtuales que fueran totalmente accesibles en varios idiomas. Si realmente contamos con la voluntad de cooperar y contribuir, podemos superar muchos obstáculos.

Un llamamiento para que la UIT prosiga el debate sobre la inclusión digital en línea

Como broche final de la sesión sobre “Inclusión digital”, la Dra. Margarita Cedeño de Fernández declaró: “Tenemos que hablar con la UIT sobre la posibilidad de continuar este debate en línea con el objetivo de seguir desarrollando las ideas que acabamos de esbozar. Necesitamos entidades de reglamentación que establezcan unas reglas del juego claras, así como una buena organización del espectro para que los servicios que se proveen satisfagan la demanda de los usuarios. Asimismo, debemos impulsar un círculo virtuoso que integre a empresas, gobierno, entidades de reglamentación y comunidades. Todo ello implica tomar iniciativas relativas a los telecentros, las ciudades digitales y el cibergobierno local. Las tecnologías existen y queremos que todo el mundo tenga acceso a ellas”.


 

Atribuir espectro para un mundo cambiante

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2015

En este número
No.5 Septiembre | Octubre 2015

Reuniones con el Secretario General:

Visitas oficiales

Reuniones con el Secretario General|1