Nº 5 2015 > Radiodifusión

Utilización del espectro para la radiodifusión

Simon Fell
Director de tecnología e innovación, Unión Europea de Radiodifusión (UER)

Utilización del espectro para la radiodifusiónSimon Fell, Director de tecnología e innovación, Unión Europea de Radiodifusión (UER)Utilización del espectro para la radiodifusión
Simon Fell, Director de tecnología e innovación, Unión Europea de Radiodifusión (UER)

El espectro se ha convertido en un tema central de los últimos años debido a su escasez y a su popularidad para una amplia gama de servicios. No cabe duda de que las entidades de radiodifusión sacan muy buen partido del espectro para ofrecer diferentes servicios. Los medios de comunicación del servicio público y los proveedores comerciales de televisión cuentan con sus servicios de difusión en abierto para llegar a personas que no pueden permitirse o no desean suscribirse a un servicio de televisión pago. El grueso de un servicio de televisión digital en abierto, en la mayoría de los casos, se transmite terrenalmente. Además, está cambiando la forma de transmisión de la radio digital ya que el espectro se despliega utilizando DAB+ lo cual ofrece una mayor variedad de programas que se transmiten con una alta calidad digital, en muchos territorios, con creciente popularidad. Solamente en Europa, hay unos 250 millones de hogares que utilizan la televisión digital terrestre tanto en el televisor principal del salón como en los demás televisores de la casa ubicados en habitaciones, cocinas y otras áreas. Estos servicios se ofrecen por conducto de robustas redes creadas para resistir, y reguladas para que funcionen con un alto grado de fiabilidad (99,98% en algunos países), además tienen una cobertura universal y son gratuitas en su punto de entrega.

El contenido de la televisión nacional se financia principalmente con los canales de televisión en abierto públicos y comerciales, cuya programación aporta un gran beneficio cultural. En algunos países europeos, como Francia o el Reino Unido, entre el 80% y el 90% de las inversiones en producciones originales de televisión provienen de radiodifusores de televisión en abierto. Además, la televisión en abierto todavía atrae a un 80% de los espectadores en Europa, incluso en los países con una penetración de la televisión de pago por encima del 50% (como el Reino Unido), o de más del 80% (como los Países Bajos o Dinamarca).

Cada vez más se utilizan los servicios de televisión digital como base para ofrecer nuevos servicios innovadores prestados además del paquete de canales básicos gratuitos. En los últimos meses se ha oído hablar de los nuevos servicios terrestres de alta definición (HD) previstos en Alemania que desplegarán códecs de vídeo con codificación muy eficiente (HEVC), y tienen como objetivo los dispositivos portátiles que utilizan la exitosa norma europea DVB T2. En Polonia, la televisión digital terrestre (TDT) pasó de un pequeño porcentaje de la población en 2010, a casi un 40% de cuota de mercado en 2015, con una oferta cada vez mayor de servicios de radiodifusión híbrida de banda ancha (HbbTV), que incluye una prueba de los servicios de televisión de extremadamente alta definición (TVEAD) 4k prestados conjuntamente por conductos de redes de banda ancha conectadas al televisor. Esta norma abierta está acercando los populares servicios interactivos a los espectadores sin que tengan que suscribirse o adquirir otro descodificador puesto que está integrada en todos los televisores fabricados o vendidos en Europa. En el Reino Unido, BT Sports acaba de lanzar un canal de TVEAD accesible por medio de una nueva generación de decodificador Youview: esta vez como un canal de suscripción con banda ancha, aunque la base del servicio es la TDT en abierto. Este enfoque híbrido demuestra hasta qué punto la radiodifusión puede ser flexible e innovadora en esta era de diferentes posibilidades de acceso a servicios a través de múltiples enchufes y dispositivos. Sin embargo, la TDT en muchos países es la base del entretenimiento, la educación, los eventos deportivos, las noticias y la cultura del público. El público tiene derecho a continuar disfrutando de dichos servicios, y éstos deben tener la posibilidad de seguir creciendo y desarrollándose naturalmente sin amenazas. En algunas regiones la implantación de las TDT está dando sus primeros pasos y los servicios deben contar con el tiempo necesario para alcanzar su madurez.

Al mismo tiempo, como radiodifusores, valoramos plenamente la flexibilidad que ofrecen los teléfonos inteligentes y la utilidad que tiene la distribución IP a dispositivos portátiles, como tabletas y “phablets” (un producto híbrido entre un teléfono inteligente y una tableta) que se usan muy a menudo para visualizar contenido en el hogar: principalmente a través de una conexión Wi-Fi, puesto que su ubicuidad y su facilidad de uso hacen que este método sea la elección de facto para utilizar dispositivos portátiles. Si bien no somos inmunes a la popularidad de la portabilidad y prevemos un aumento del uso de la 4G, incluso la 3G, en cualquier lado, no estamos de acuerdo con los reclamos inflados de banda ancha, muchas veces percibidos en los gráficos del espectro móvil.

Radiodifusión y comunicación móvil

Tanto los operadores móviles como los dispositivos que utilizamos dependen de una industria de producción televisiva exitosa y dinámica que proponga contenidos interesantes y atractivos para el suscriptor, a fin de que estos dispositivos tan subsidiados se mantengan populares. El dilema es el siguiente: los radiodifusores quieren utilizar, y de hecho lo hacen, esos dispositivos para distribuir contenido, pero aún no estamos de acuerdo en que los consumidores deseen obtener las mismas experiencias en sus dispositivos portátiles que en las grandes pantallas de sus hogares. Por lo tanto, prevemos desarrollos interesantes en las tecnologías que a los radiodifusores y a otros creadores de contenido obviamente nos interesa que evolucionen.

Estamos abiertos a colaborar para ver si las futuras normas de comunicación móvil ofrecen beneficios para nuestra comunidad, ya sea para la producción de contenido o para llegar al público equipado con dispositivos móviles. Sin embargo, para que la radiodifusión tenga sentido en el futuro de la 5G, se han de integrar las necesidades de la radiodifusión disponible universalmente, es decir, los servicios en abierto en los que no hay necesidad de suscripción, la cobertura es universal (la clave de la palabra radioDIFUSIÓN: llegamos a todos los ciudadanos), y los servicios son fiables y resistentes ¿a quién se dirige el público en tiempos de debate nacional para enterarse de los eventos nacionales y las noticias? Debemos proporcionar la fiabilidad que el público espera.

No estamos solos en este debate. Hemos comenzado a dialogar con la UIT y 3GPP para expresar nuestros deseos en relación con las normas futuras, y celebramos un taller abierto con el ETSI para hablar sobre la cuestión. Por ahora, la industria de la comunicación móvil no ha participado demasiado, su participación sería bienvenida.

El espectro es muy valioso y debe ser utilizado de la manera más eficaz posible. Mientras crece la demanda de comunicación móvil, no es el único servicio que se encuentra bajo presión. La mayoría, sino todos, los servicios de radiocomunicación prevén un aumento en la demanda de capacidad en el futuro. La incipiente demanda de servicios TVEAD es una de esas áreas clave. Creemos que la atribución de aún más espectro a los servicios móviles no resolverá su problema de capacidad a largo plazo, y podría dañar otras industrias importantes, en particular la radiodifusión, la producción cultural y creativa, y la industria de satélites. La única manera de encontrar una solución sostenible es que todos utilicen el espectro atribuido de manera eficaz y puedan compartir el espectro sin causar interferencias. El plan vigente para las bandas de ondas decimétricas (UHF) permite flexibilidad cuando los servicios de creación de programas y eventos especiales (PMSE) y los espacios en blanco se comparten con la TDT. Por su parte, la TDT pasará al estándar DVB-T2, utilizando redes monofrecuencia y nuevas normas de compresión. Esta innovación continuará solamente si todos los que formamos la industria continuamos invirtiendo, y para ello necesitamos la garantía de que a largo plazo el espectro adecuado estará disponible.

La UER en la CMR‑15

En resumen, durante la CMR‑15, la UER obviamente defenderá el espectro de ondas decimétricas que le queda al sector de la radiodifusión, puesto que debemos velar por que todos los ciudadanos tengan acceso a servicios de radiodifusión, dondequiera que estén. Creemos que hemos sido una industria más que generosa al liberar la banda de 800 de MHz para la comunicación móvil en la región 1, y ahora se prevé liberar la banda de 700 MHz. Es imprescindible dedicar el tiempo necesario para llevar a cabo una migración bien planificada en la banda de 700 MHz, teniendo en cuenta los costos de cualquier reatribución, y llevando a cabo una cuidadosa planificación para evaluar el impacto resultante. Además, defenderemos el uso de la banda C como componente esencial para la transferencia de contenido en todo el mundo en la distribución por satélite, y fundamentalmente, en áreas que sufren desvanecimiento por lluvia al utilizar los medios normales.

Podemos lograr muchos resultados trabajando juntos, pero debemos dejar de lado el enfoque de todo para el ganador. Seamos honestos acerca de nuestras posiciones y generosos en la colaboración para encontrar soluciones productivas para el futuro, al tiempo que dejamos que nuestras industrias crezcan y se desarrollen como deben.



 

Atribuir espectro para un mundo cambiante

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2015

En este número
No.5 Septiembre | Octubre 2015

Reuniones con el Secretario General:

Visitas oficiales

Reuniones con el Secretario General|1