Nº 5 2015 > Móvil

Salvaguardar el futuro de las comunicaciones móviles

Daniel Pataki
Vicepresidente de regulación, GSMA

Daniel Pataki, Vicepresidente de regulación, GSMASalvaguardar el futuro de las comunicaciones móviles
Daniel Pataki, Vicepresidente de regulación, GSMA

La conectividad móvil ofrece oportunidades socioeconómicas sin precedentes. En 2015, gracias a las comunicaciones móviles, casi la mitad de la población mundial ha sido capaz de conectarse — una hazaña fenomenal si se tiene en cuenta que solo han pasado 25 años desde el lanzamiento de las primeras redes celulares digitales.

Sin embargo, el alma de la conectividad móvil —el espectro radiológico— es un recurso natural limitado. Y con el crecimiento explosivo de los dispositivos móviles, la cantidad de espectro disponible está disminuyendo y, como consecuencia, se hace insostenible el ritmo de adopción y el ritmo de cambio resultante.

Durante el mes de noviembre, se llevará a cabo la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR‑15). Celebradas cada tres o cuatro años, las CMR son una oportunidad fundamental para tratar las necesidades de espectro para todos los sistemas de radiocomunicaciones a nivel mundial, y considerar las negociaciones necesarias entre todas las partes interesadas a fin de garantizar que se satisfagan todas las citadas necesidades y logar la armonía.

El momento de la banda ancha móvil

Resulta cada vez más evidente que Internet es el motor del progreso universal que enriquece cada vez más las diferentes esferas de la vida de las personas, y está modificando modelos económicos, sociales y culturales.

La comunicación móvil es un factor esencial, pero la industria es tan dinámica que en las previsiones pasadas se subestimó inmensamente la demanda, lo que ahora destaca aún más la necesidad urgente de tratar las necesidades de espectro. El número de abonados móviles particulares en todo el mundo pasó de 3.200 millones en 2012 (el año en que se celebró la última CMR) a casi 3.800 millones en septiembre de 2015. Para el año que viene se prevén unos 4.000 millones de abonados.

También existe un creciente cambio de tecnología hacia redes más rápidas. Las conexiones de banda ancha móvil (como las tecnologías 3G y 4G) representaban apenas un 40% de las conexiones a finales de 2014, pero para el 2020 se espera que lleguen al 70% del total. Como los usuarios de 4G generan muchos más datos que los usuarios de 3G, se espera un aumento significativo del tráfico en los próximos seis años, con usuarios de 4G que consuman el doble por mes que el resto de los usuarios.

Vodafone informó que el tráfico de datos en sus redes mundiales pasó a un 80% a finales del segundo trimestre de 2014, con el crecimiento impulsado por la 4G en Europa, y la 3G en la India. Mientras que China Mobile, la operadora más importante de China, informó que el tráfico de datos móviles creció en un 158% anual y llegó a 490.300 millones de megabytes en el primer trimestre de 2015.

¿Por qué es tan importante el espectro adicional?

El principal punto del orden del día de la CMR‑15 abordará el tema de la identificación de espectro adicional para facilitar el desarrollo de las telecomunicaciones móviles internacionales (IMT) y el papel que desempeña la tecnología inalámbrica en facilitar el acceso de la banda ancha para todos. La última vez que se identificó espectro para las IMT a nivel mundial fue durante la CMR celebrada en 2007, en un momento en que todavía no se había lanzado mundialmente el iphone original (solo con 2G), la 3G todavía no había despegado, y la 4G todavía era un proyecto incipiente. En otras palabras, el uso de la banda ancha móvil durante la CMR-07 no era nada comparado con los niveles de hoy en día.

En octubre de 2014, YouTube declaró que los dispositivos móviles generan ahora el 50% de su tráfico mundial. Cisco calcula que los teléfonos inteligentes generan 37 veces más tráfico de datos que los teléfonos básicos, y los teléfonos inteligentes 4G generan casi tres veces más tráfico que los 3G.

En ocho años, el mundo ha cambiado drásticamente y el comportamiento del consumidor ha evolucionado gracias al despegue de las tecnologías 3G y 4G, y al amplio acceso a ellas. Los teléfonos inteligentes asequibles estimulan el uso de aplicaciones de gran consumo de datos, como la retransmisión directa de vídeos en redes móviles.

La República de Corea es uno de los mercados de servicios 4G más avanzados, con un 100 de alcance en términos de cobertura de la población, y más de dos tercios de adopción de la 4G a finales de 2014. El mercado está tan maduro que los planes de datos ilimitados son comunes y los usuarios eligen la conexión 4G sobre la red Wi-Fi para mantener la regularidad de su experiencia: la red 4G proporciona una velocidad mayor de carga y descarga que la Wi-Fi.

Pero a pesar de que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son un éxito a nivel mundial, siguen existiendo grandes diferencias entre quienes tienen acceso a las TIC y quienes no. En particular, la brecha de la banda ancha entre países desarrollados y países en desarrollo sigue siendo grande. En 2015, la penetración de banda ancha llegó al 87% en los países desarrollados contra un 39% en los países en desarrollo.

Sin embargo, el cambio está llegando de la mano de la banda ancha móvil. Se espera que la penetración de Internet móvil a nivel mundial llegue a casi un 50% en 2020. Cada día, una media de un millón y medio de personas utilizan por primera vez la telefonía móvil, y esta tendencia está provocando cambios sociales y económicos en todo el mundo.

La población de Filipinas es de 100 millones de habitantes, y el país responde al patrón típico de los mercados en desarrollo en el que las realidades económicas muchas veces son un obstáculo para la educación puesto que limitan la capacidad individual de asistir regularmente a la escuela. Hay más de seis millones de jóvenes que abandonan la educación debido a circunstancias que escapan a su control. Pero, para esos jóvenes, la educación-m es una verdadera transformación. En lugar de gastar tiempo y dinero en ir a la escuela cada día, ahora pueden acceder a lecciones preparadas por maestros expertos en sus dispositivos móviles mientras están en su trabajo o en casa.

En el mundo más desarrollado, el problema es más bien el desequilibrio entre la capacidad de acceso a los cuidados de salud y la demanda de dichos cuidados. Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos, al igual que muchos otros países del Golfo, se enfrentan a elevadas tasas de diabetes y obesidad. Pero, aprovechando el alto nivel de banda ancha móvil y la penetración de teléfonos inteligentes en la región, los ministerios de salud del Consejo de Cooperación del Golfo pueden aliviar la presión existente en el sistema. Los estudios demuestran que la salud-m es una herramienta rentable que permite mejorar el acceso a los cuidados de salud, aumentar la concienciación en materia de salud, y ayudar a los pacientes crónicos a llevar su condición, incluso los mensajes de texto básicos permiten una reducción de costos de alrededor de 800 dólares de los Estados Unidos por paciente.

¿Qué significa todo esto?

Para que los datos móviles sigan creciendo a este ritmo impresionante, es preciso que en la CMR‑15 se ponga a disposición espectro adicional para poder hacer frente al uso previsto para 2020. El espectro móvil adicional es de lejos la solución más económica para aumentar la capacidad móvil y, por lo tanto, la mejor manera de mantener bajos los precios para el consumidor.

Es cierto que una parte del espectro destinado a servicios móviles ya se encuentra en manos de otros usuarios. Pero la rápida evolución de las modernas tecnologías inalámbricas que utilizan el espectro disponible de manera más eficaz significa que la capacidad de hacer más con menos no cesa de aumentar, además de que existe un enorme potencial para compartir recursos.

Los servicios existentes no tienen por qué salir perdiendo y se han publicado numerosos estudios que demuestran que es posible lograr la compatibilidad entre los servicios en bandas adyacentes y la banda ancha móvil si se utilizan las condiciones técnicas y las medidas operativas apropiadas.

Además, existe una verdadera oportunidad para que otros mercados inalámbricos puedan aprovechar las crecientes atribuciones al servicio móvil. Para 2020, se prevé que el vídeo represente un 60% del tráfico móvil, lo cual es una buena noticia para la industria de la televisión que contará con más espectadores.

La identificación de nuevas IMT ofrece a los reguladores y a los gobiernos nuevas opciones a la hora de hacer frente a la rápida evolución de los servicios inalámbricos. El apoyo a las nuevas bandas móviles en la CMR‑15 no significa que los servicios existentes deban desaparecer. Cada país debe decidir cómo y cuándo atribuir las nuevas bandas móviles según sus prioridades nacionales y las necesidades de sus ciudadanos.

¿Por qué ahora?

La comunicación móvil contribuye en gran medida a la economía mundial. Los estudios demuestran que la industria móvil, directa o indirectamente, ha generado un 3,8% del PIB mundial (unos 3 billones de dólares de los Estados Unidos), e influyó directamente en la creación de 13 millones de puestos de trabajo en 2014. Para 2020, se prevé que el PIB llegue al 5,1% y los puestos de trabajo aumenten a 15,4 millones.

Pero el éxito de la economía móvil depende del espectro. El reloj no se detiene y la realidad es que la CMR‑15 representa la única y más importante oportunidad para asegurarse de que en el futuro existan servicios mundiales de banda ancha móvil viables, ubicuos y rápidos que ayuden a consolidar el crecimiento económico logrado.

Dado que se necesitan alrededor de diez años para preparar el espectro para su atribución, no se puede seguir esperando para tratar estas cuestiones. En un decenio, el espectro actual se habrá agotado, los costos de las redes aumentarán rápidamente, la experiencia móvil de los usuarios terminará siendo una desilusión y la innovación sufrirá un tremendo revés. En resumidas cuentas, un fracaso de la CMR‑15 pone en peligro los enormes beneficios socioeconómicos alcanzados gracias a la revolución móvil.

Si durante la CMR‑15 se logra suficiente cobertura y capacidad de espectro para los servicios móviles, las administraciones nacionales tendrán la flexibilidad necesaria para asignar la cantidad que estimen razonable en lugar de que su futuro se vea restringido por las atribuciones existentes. El suministro limitado de espectro significa que la compartición armoniosa de bandas entre servicios es más importante que nunca para que las administraciones nacionales puedan continuar apoyando a los servicios existentes, y fomentar al mismo tiempo la flexibilidad necesaria para disponer de nuevo espectro móvil cuando y donde sea necesario.

En definitiva, la CMR‑15 es la única gran oportunidad para obtener resultados clave a través del consenso y la armonía, en beneficio de todos.


 

Atribuir espectro para un mundo cambiante

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2015

En este número
No.5 Septiembre | Octubre 2015

Reuniones con el Secretario General:

Visitas oficiales

Reuniones con el Secretario General|1