Nº 5 2015 > Seguridad vial

Radares en automóviles

Fatih Mehmet Yurdal
Expresidente de la Autoridad de Tecnologías de la Información y la Comunicación (ICTA), Turquía

Fatih Mehmet Yurdal, Expresidente de la Autoridad de Tecnologías de la Información y la Comunicación (ICTA), Turquía Radares en automóvilesRadares en automóviles
Fatih Mehmet Yurdal, Expresidente de la Autoridad de Tecnologías de la Información y la Comunicación (ICTA), Turquía

La seguridad vial es una prioridad de salud pública y un aspecto fundamental de la protección de las personas y el medio ambiente. Cada año mueren alrededor de 1.300 millones de personas en accidentes de tráfico en las carreteras de todo el mundo, y entre 20 y 50 millones sufren lesiones que no son mortales, aunque suelen ser graves. Cada día muere una media de 3.500 personas en las carreteras. Los niños, los peatones, los ciclistas y los ancianos son los usuarios más vulnerables de las carreteras.

Según los datos facilitados por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA), entre 2011 y 2013 se registraron los siguientes números de víctimas de tráfico en Estados Unidos:

  • 2011 — 32.367 víctimas
  • 2012 — 33.561 víctimas
  • 2013 — 32.719 víctimas

Habida cuenta del elevado número de víctimas de accidentes de tráfico en todo el mundo, Estados Unidos proclamó en 2010 el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020, con el fin de estabilizar y, a continuación, reducir las muertes en carretera para 2020.

Los expertos en seguridad vial creen que, con las medidas correctas, podrían salvarse hasta cinco millones de vidas y evitarse 50 millones de lesiones en todo el mundo durante el Decenio de Acción 2011–2020.

Las personas no pueden renunciar a la movilidad, aunque en ocasiones acarree consecuencias negativas. Se puede lograr que la movilidad sea más segura si se reducen las repercusiones negativas.

Además de las medidas habituales para prevenir accidentes de tráfico, resulta cada vez más necesario recurrir a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para mejorar la seguridad.

Prevención de accidentes con radares

Una posibilidad con gran potencial para reducir accidentes son los sistemas de radares a bordo de vehículos de cualquier tipo. Las aplicaciones de radares en automóviles desempeñan un papel clave en el objetivo de reducir los accidentes a largo plazo.

Los exigentes requisitos al respecto son una mayor resolución en distancia, una mayor capacidad de distinguir objetos, una elevada resolución espacial y una menor interferencia mutua.

Diversos estudios han demostrado que la utilización de la tecnología de prevención de colisiones puede evitar la gravedad de un número significativo de accidentes de tráfico. En algunas partes del mundo, los radares en automóviles han funcionado con éxito en los últimos años, en particular en la banda de frecuencias 76–77 GHz, sin que hayan aumentado los informes de interferencia causada a otros servicios con licencia que funcionan en esta banda.

Estudio de las gamas de frecuencias

A fin de facilitar el desarrollo y la implantación de sistemas de radares de alta resolución en automóviles, se han estudiado las gamas de frecuencias de radiocomunicaciones a 24 GHz con carácter temporal debido a las incompatibilidades entre los servicios existentes, y a 79 GHz con carácter permanente en numerosos países, especialmente en Europa.

Así pues, se considera que la banda de 79 GHz (76–81 GHz) es la frecuencia de explotación de los sistemas de radares de alta resolución en automóviles, a largo plazo.

La banda 76–77 GHz ya se ha utilizado para los radares en automóviles, en aplicaciones de baja resolución a una distancia de hasta 300 m desde la parte delantera del automóvil, mientras que la gama 77–81 GHz está prevista para que los radares de alta resolución, a una distancia de hasta 100 m del vehículo, detecten objetos más pequeños, tales como niños y bicicletas, para poder frenar a tiempo.

Las bandas 77–77,5 GHz y 78–81 GHz, que se pretende utilizar para los radares de alta resolución en automóviles, ya están atribuidas a título primario al servicio de radiolocalización. La única banda de 500 MHz no atribuida es 77,5–78 GHz, y el Sector de Radiocomunicaciones de la UIT (UIT–R) está considerando atribuirla también al servicio de radiolocalización (SRL) para que la utilicen las aplicaciones de radares en automóviles.

La Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR-12) adoptó una resolución y un punto del orden del día (AI 1.18) para la CMR‑15, que indica: “...examinar una atribución a título primario al servicio de radiolocalización para aplicaciones en automóviles en la banda de frecuencias 77,5–78,0 GHz, de conformidad con la Resolución 654 (CMR-12)”.

La atribución adicional de este segmento de la banda de frecuencias al SRL permitirá la atribución a título primario de una banda contigua entre 76 GHz y 81 GHz al SRL para soportar las aplicaciones de radares en automóviles. Con la utilización de estas frecuencias, los fabricantes de automóviles podrán desarrollar toda una gama de aplicaciones con objeto de mejorar la seguridad en el entorno directo de los automóviles.

Ventajas de los radares

La principal ventaja de los sistemas de radar es su independencia de las condiciones cambiantes de la luz y su resistencia a las condiciones meteorológicas adversas (lluvia, nieve, niebla).

Se prevé que las principales aplicaciones de los radares de alta resolución en automóviles sean las siguientes:

Control de crucero adaptable (ACC), sistema de aviso de colisión (CWS), sistema de mitigación de impactos (CMS), detección de usuarios vulnerables en la carretera (VUD), detección de ángulos muertos (BSD), asistente de cambio de carril (LCA) y alerta de tráfico trasero (RCTA). Algunas de estas aplicaciones se utilizan en aspectos relacionados con la seguridad, mientras que otras están destinadas a aumentar la comodidad de los conductores y pasajeros.

Estas aplicaciones se muestran en la figura, que representa la colocación de los radares en el coche (en la zona delantera, trasera o lateral).

Diversos estudios han mostrado las diferentes ventajas de la utilización de la banda de 79 GHz para las aplicaciones de radares en automóviles. Dada la posibilidad de utilizar la banda contigua de 4 GHz en la gama de 79 GHz, también se dispondrá de una mayor capacidad de distinción de objetivos. Asimismo, la resolución espacial para lograr una determinación de la posición más precisa, esencial para las aplicaciones críticas en materia de seguridad, está directamente relacionada con el ancho de banda disponible.

Por lo tanto, se puede extraer la siguiente conclusión: “Cuanto mayor sea el ancho de banda, mejor será la resolución espacial”.

Resulta esencial que la CMR‑15 atribuya la banda 77,5–78,0 GHz al servicio de radiolocalización (de conformidad con el punto 1.18 del orden del día) para que los radares se puedan instalar de manera adecuada en los automóviles a fin de reducir satisfactoriamente el número de accidentes mortales de tráfico en todo el mundo.



 

Atribuir espectro para un mundo cambiante

Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2015

En este número
No.5 Septiembre | Octubre 2015

Reuniones con el Secretario General:

Visitas oficiales

Reuniones con el Secretario General|1